No es excusa: según un estudio científico demuestra que el hambre da mal humor

Ya dirían nuestras madres y abuelos: «cara fea, para mí, es hambre!». Parece que, una vez más, tienen razón. Es que para producir la energía necesaria y funcionar bien, su organismo utiliza la reserva de glucosa ya almacenada en el hígado y los músculos, antes de recurrir a la grasa del cuerpo. Si usted no come, su hígado trabaja más duro para sentir una falta de glucosa, lo que hace que se sienta débil, con un razonamiento lento y por lo tanto mal humorada.

Es decir, para mantener nuestra energía al alza y el nivel de azúcar en la sangre estable – dos factores que no sólo afectan su salud física, sino también su humor – usted necesita comer suficientes calorías en su día. Para las mujeres sanas, este número no debe ser inferior a 1,2 mil calorías por día, de lo contrario no sólo tendrá cambios de humor, sino también desarrollar otros problemas de salud.

Razonamiento lento, debilidad y mal humor

Los científicos han logrado comprobar que mantener este mismo estado de ánimo requiere energía, parte de la cual es suministrada por la glucosa. Durante 21 días, midieron los niveles de glucosa en la sangre de 107 parejas casadas. Para dosificar su agresividad, los participantes compitieron contra su cónyuge en una tarea de 25 juicios en los que el ganador exponía al perdedor a un ruido superalto a través de auriculares.

Hay evidencias no sólo para la relación entre el mal humor y el hambre, sino también para el hecho de que la gente suele comportarse mejor después de una merienda. En el experimento realizado con las parejas, después de disputar el desafío, los investigadores llegaron a la siguiente conclusión: cuanto menor el nivel de glucosa en la sangre, mayor la intensidad y duración del ruido establecido para su cónyuge. Es decir, cuanto más hambre usted siente, más cruel usted puede ser hasta con quien ama. (vix)

loading...