Una tormenta arruinó su boda en la playa pero una desconocida salvó su día

Para Dulce González el día de su boda era el más importante de su vida y quería celebrarlo junto a su novio, familiares y amigos en el lugar donde nació su amor: cerca al mar. Es por esto que planearon una boda en la playa, pero una dura tormenta aguó sus planes.

Según los pronósticos del clima, había un 10% de probabilidad de lluvia, lo que hacía de ese día, uno perfecto para celebrar la boda, si embargo, cuando ésta iba a ser oficiada, el cielo estaba oscuro, los truenos retumbaban, los relámpagos cruzaban el cielo y las grandes gotas de lluvia empapaban el sendero de pétalos de flores y las sillas, que esperaban la llegada de los invitados a la boda en una playa en Pascagoula, Mississippi, Estados Unidos.

Dulce González, quien dijo a CNN que había pasado más de un mes planeando la boda, no podía contener las lagrimas al ver todas sus decoraciones hechas trizas por la lluvia. Sus planes se desmoronaban y, lo peor, no tenían un plan B.

De repente, una mujer extraña se acercó a Dulce y le dijo que ella podía ayudarla. Ella ofreció su casa frente a la playa para celebrar la boda, lo que hizo que a Dulce le volviera el alma al cuerpo.

“Dame 10 minutos yo organizo un poco y tendré todo listo”, recordó Dulce a CNN. Aunque no conocían a la mujer y ni siquiera conocían su nombre, Dulce avisó a sus invitados que se oficiaría la boda en la casa de la extraña.

“Ni siquiera sé su nombre en este momento”, dijo González. “Tuvimos una breve conversación y entré al pasillo”.

Pero cuando entraron a la casa de la señora, todos quedaron asombrados. La mujer, Cynthia Littlepage Baber-Strunk, había instalado docenas de sillas para los 50 invitados de González en una gran sala con flores y un espejo dorado.

“Tan pronto como veo cómo arregló todo, es cuando me doy cuenta”, dijo Dulce González, de 25 años. “Me estaba volviendo loca tratando de contener mis lágrimas”.

Y lo mejor es que la casa tenía vista al mar, que era lo que Dulce y su esposo buscaban desde un principio, para conmemorar el lugar donde se conocieron.

González dijo que no podía creer lo hermosa que era la celebración de la boda en el interior de la casa. “Salvaron mi día”, dijo a CNN.

Por otro lado, en una publicación de Facebook, Strunk dijo que “la celebración de la boda de González fue una experiencia maravillosa. Fue un placer para nosotros organizar una boda improvisada en nuestra casa”, escribió Strunk.

Dos días después de la boda celebrada el 30 de junio, Dulce dijo que ella y su esposo llevaron pastel y flores a los Strunks para agradecerles el haber abierto su casa y presentarse formalmente.

“Definitivamente salvaron mi día”, dijo. “Me refiero a ellos como nuestros dos angelitos”.

Cargando...